Dieta vegana

Dieta vegana; ¿es confiable o son solo mitos?

Algunos lo hacen por verdadera convicción; quizás haya quien la lleve a cabo por simple moda y no sea algo más que pasajero, pero lo cierto es que la dieta vegana cada vez cuenta con más adeptos. Sin embargo, con todo lo bueno que se dice de ella, están quienes ponen en tela de juicio sus supuestos beneficios y no dudan a la hora de irse lanza en ristre contra ella. ¿La dieta vegana es saludable o perjudicial? Eso es lo que intentaremos averiguar a continuación.

El hecho de que personajes como Pamela Anderson, Natalie Portman, Bryan Adams, Cameron Díaz y Paul McCartney, entre otros, hayan adoptado el veganismo como estilo de vida ha colocado esta corriente bajo la lupa. Y es que el rótulo de famosos hace que la dieta vegana cuente con suficiente autoridad como para que se le acepte sin miramientos.

Quizás ya hayas oído hablar de todos los beneficios que se le atribuyen; el sitio https://www.eliberico.com/ menciona algunas de sus principales características: disminuye el riesgo de cáncer, ayuda a perder peso y disminuye los niveles de azúcar en la sangre, entre otros beneficios. Y es que, amén de las características recién nombradas, quienes deciden hacerse veganos también lo hacen impulsados por una cuestión de ética: no están dispuestos a ser cómplices de todo el maltrato y sufrimiento que tienen que experimentar los animales para llegar hasta nuestros platos.

Ahora bien, según los expertos, no hay nada de malo con hacerse vegano; el problema comienza cuando, como ya lo explicábamos más arriba, la gente se hace vegana simplemente por una cuestión de moda, o incluso por algo meramente emocional. Ser vegano es más que comer verduras, hay que tener una sólida base de conocimiento para saber en qué nos estamos metiendo. Los nutrientes de origen animal son importantes para el equilibrio de nuestro organismo, y contrario a como pretenden hacerlo ver algunas personas, no son tan fáciles de reemplazar. La vitamina B-12, por ejemplo, es vital para mantener sanos los glóbulos rojos, incluso ayuda a prevenir la anemia, el inconveniente es que esta vitamina únicamente se encuentra en productos de origen animal.

Sabemos que las proteínas tienen una importancia vital en la dieta de las personas, ¿Qué pasa si alguien decide prescindir de este nutriente? Simplemente no puede hacerlo; si ha decidido no ingerir nada que tenga que ver con animales o sus derivados, tendría que hacer mezclas de distintos alimentos como cereales con legumbres, por ejemplo, para cumplir con los niveles mínimos de proteínas. Y todos sabemos que las legumbres son de gran alimento, sin embargo pueden presentar algunos inconvenientes ya que su consumo en exceso podría dificultar la absorción de nutrientes; a algunas personas las legumbres les producen flatulencia.

Pasemos ahora a hablar del hierro. ¿Por qué es tan importante el hierro? Pues porque ayuda a aumentar los niveles de energía y es fundamental para el buen funcionamiento de los glóbulos rojos. Los expertos afirman que no es tan fácil encontrar las adecuadas cantidades de este mineral en productos que no sean de origen animal. Es mediante los productos cárnicos que lo podemos absorber más fácil en comparación con las fuentes vegetales. Para que un vegano cumpla con las adecuadas cuotas de hierro debe empezar a consumir bastantes verduras de hoja oscura, frutas secas, granos enteros, lentejas, frijoles y cereales enriquecidos. También se hace necesario incrementar el consumo de vitamina C para aumentar la absorción de hierro.

Por otra parte, para el buen cuidado de los dientes y los huesos el calcio aparece como actor importante. Si una persona ha tomado la determinación de no acudir a los lácteos tendría que reemplazarlos por leche de soja o zumos de frutas, cereales o tofu con calcio. El brócoli y demás verduras verdes igualmente contienen calcio, pero este se obtendría en dosis mínimas que no llenan los requisitos nutritivos.

Los ácidos grasos Omega-3 protegen los tejidos y ayudan a cuidar la buena salud del cerebro. Estos ácidos son necesarios para el buen funcionamiento de los sistemas cardiovascular y nervioso. Aparte de los pescados y huevos, no existen muchas fuentes naturales que los provean. Se pueden obtener de las semillas de lino, las semillas de chía y de cáñamo, las nueces y almendras de Brasil, pero en dosis mínimas.

Si has decidido hacerte vegano, la recomendación es que te practiques regularmente exámenes de sangre para saber si presentas deficiencias en algún nutriente esencial.