Navidad vegana

Ricos platillos veganos para preparar en navidad

Estamos en época de navidad, y todo mundo parece alborotarse en estas fechas, especialmente con el tema de la comida. Quizás a ti no te guste la carne y no sabes cómo hacer para sacarle el cuerpo al pavo, al pollo, al jamón y demás platillo que suelen ofrecerse para estas épocas. No tienes que dejar de lado tus costumbres veganas con la llegada de Papá Noel, a continuación te daremos algunas ideas para que puedas disfrutar de estas fechas sin traicionar tu estómago.

Se habla mucho de que si la dieta vegana es perjudicial o no para la salud; incluso hay testimonios de gente que comenta porque dejó este estilo de vida. Como en este blog no estamos para juzgar a nadie, y como queremos que tú también disfrutes estas celebraciones sin que tengas que sacrificar tu paladar, hemos preparado una lista de recetas navideñas con las que podrás sorprender a familiares y amigos. Ponte el delantal de la cocina y ¡manos a la obra!

Patatas asadas con pesto

Deliciosas, perfectas para para poner a todo mundo a chuparse los dedos. Encuadran muy bien con estas celebraciones, además son muy fáciles de preparar. ¿Y sabes que es lo mejor?, que no necesitas horno para prepararlas, puedes hacerlas al vapor o cocinadas. El tiempo de cocción va a depender del tamaño de las patatas que hayas elegido, no obstante, si quieres que estén más rápido puedes trocearlas para que se cocinen antes. Para que te queden doraditas y deliciosamente crujientes puedes saltearlas en una sartén con aceite de oliva después de haberlas cocido o de haberlas cocinado al vapor. Te recomiendo que las cosas antes, si es que quieres meterlas en el horno, así vas a obtener unas deliciosas patatas crujientes por fuera y blanditas y jugosas por dentro. Si no deseas añadir pesto agrega otra salsa, también puedes añadir un poco de aceite de oliva virgen extra, aunque no sabes de lo que te estarías perdiendo.


Champiñones Rellenos

Es una entrada bastante atractiva, resulta un plato sencillo pero delicioso. Si quieres, puedes variar los ingredientes del relleno por otros de tu preferencia. A la vista resultan espléndidos, por lo que el mayor peligro que hay es que no te los quieras comer porque te daría pesar morderlos.

Añade cualquier verdura, hierba o especia para preparar tus champiñones. Puedes prepararlos al horno, el tiempo de cocción sería de alrededor de 30 minutos. Precalienta el horno a 200 grados, luego lava y vacía los champiñones, pica la cebolla y el pimiento (en caso de que hayas elegido estos ingredientes) en el procesador de alimentos y reserva. Acto seguido introduce la cebolla y el pimiento agregando un poco de aceite en el bol de tu Cooking Chef y programa 120 grados a velocidad 3 hasta que todo quede dorado, hecho esto añade el ajo picado y el perejil junto a los champiñones. Quítalo del fuego cuando la cebolla haya quedado pochada.

¿Sabías que con los pies o troncos de los champiñones puedes preparar variados y exquisitos platos? Empanadillas veganas, champiñones al ajillo y demás.

Barras veganas de chocolate

¿A quién no le gusta el chocolate? Tendría que ser un extraterrestre o un chocolate mutante. Para esta receta solo precisas de cinco ingredientes:

  • 1 y ¼ de taza de manteca de cacao
  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • 1 taza de cacao en polvo
  • 2 cucharadas de sirope de maple
  • 1 cucharadas de granos de cacao molidos

Si lo deseas puedes añadir una pizca de sal kosher y media cucharadita de extracto de vainilla.


Ya que tienes todos los ingredientes alista algunas ollas para que los derritas a baño de María. Trocea la mantequilla de cacao y ponla en la olla, añade el aceite de coco y mezcla todo con una cuchara de madera hasta que se derrita. Cuando los ingredientes hayan quedado derretidos quítalos del fuego y cuela el cacao con un colador hasta que quede convertido en polvo, asegúrate de que no queden grumos. Luego, sin dejar de batir, introduce el sirope; no olvides agregar la sal y la vainilla.

Finaliza volcando el chocolate en moldes para barras. También puedes extenderlo en una bandeja pequeña sobre papel encerado. Introdúcelo con mucho cuidado en el congelador y listo.